CISER nació en 1959 para atender a los clientes de la "Casa do Aço", tienda de herramientas y piezas de hierro y acero que la familia Schneider tenía desde 1881. La tienda funcionaba en la calle Rua do Príncipe, en el paseo peatonal donde hoy se encuentra el shopping "Direto de Fábrica".
 

El camino andado durante esos años de historia permitió que CISER se consolidara como el mayor fabricante de fijadores de América Latina. Actualmente, la capacidad productiva de la empresa es de sesenta mil toneladas por año y sus productos atienden a 20 mil clientes en más de 20 países.